Artículo·Perfiles

¿Quién es el Enemigo?

P1400190Año 6
Número 28
Noviembre y diciembre 2001
Autor: Martín Drummond

¿Quién es el Enemigo?

Durante la guerra de Vietnam, el éxito de los oficiales que guiaban a las tropas en la selva no dependía tanto de cómo seguían un plan específico de ataque, sino de cómo lograban preservar la unidad entre las filas.

Los soldados venían de ambientes diferentes.  Algunos eran novatos, y algunos se estaban preparando para regresar a casa.  Algunas personas no podían soportar a aquellas de ciertos grupos étnicos.  A algunos de los soldados no les gustaba la música que otros elegían.  A algunos soldados no les gustaba ser entregado por el oficial de mando por fumar marijuana.

Un creciente disgusto de su propia situación llevó a algunos soldados a mostrar actitudes deplorables hacia los otros de su unidad.  El resultado: la tensión.  La responsabilidad de los oficiales era suprimir el conflicto interno.  Algunos lo lograron, pero otros no.

Cuando comenzaban a volar las balas, un oficial que no podía mantener a sus tropas enfocados en el enemigo pronto veía a sus tropas disparándose entre sí.  A veces, aun el oficial era muerto por sus propias tropas.  Quizás no por una bala americana, pero por la elección de nuestros soldados de no proveer cobertura de fuego durante un ataque.

¿Quién es el enemigo_

Es triste admitirlo, pero en realidad ocurrieron tales muertes de oficiales.

Aquella idea, más que ninguna otra acerca de la guerra de Vietnam, para mí es l más trágica.  Simboliza lo que sucede cuando hay división.

Sencillamente dicho, el hijo de alguien fue muerto o discapacitado porque alguien más no se salió con la suya.

¿Sucede este tipo de tragedia alguna vez entre familias?  Por supuesto.  He observado en meses recientes que, por los problemas en las vidas de sus hijos adultos, a veces los padres son culpados porque son los chivos expiatorios amantes quienes escogen no responder.

Aunque el culpar a los padres por nuestras elecciones como adultos es una idea muy pobre, millones lo hacen.  Y cuando hacemos sufrir a nuestros padres, de algunas maneras como castigo, por nuestras malas elecciones, no somos, en realidad, diferentes de los soldados en Vietnam que dejaban que los Viet Cong mataran a su oficial de mano y después declaraban que no tenían nada que ver con su muerte.

Lo mismo se aplica en la Iglesia.  Cuando hacemos elecciones equivocadas, ¿es correcto culpar a otros?

Si comenzamos un incendio forestal, ¿debemos culpar al guardabosques si el venadito Bambi es carbonizado?

Escuchen, queridos amigos: no existe manera alguna en esta vida en que todos estaremos de acuerdo en todo.  Simplemente no sucederá.  Sin embargo, podemos estar de acuerdo en que el enemigo, llamado Satanás, anda tratando de destruirnos y llevarnos al infierno, donde no se apaga el fuego, ni el gusano muere.

Siendo así el caso, necesitamos estar unidos para luchar contra él.  Necesitamos resistir sus esfuerzos de hacernos abrir fuego contra los nuestros, en lugar de hacerlos contras sus demonios de desesperación, destrucción y discordia.

Recordemos que el culpar a un oficial en el ejército si uno no está contento es un error.  En lugar de ello, es mejor convertirnos en mejores soldados y ayudar al oficial a alentar y entrenar a otras tropas.

Recordemos que el culpar a nuestros padres por nuestras fallas de adultos también es un error.  A menos que uno sufra de retraso mental, es responsable por sus propias elecciones.  De plano, es erróneo decir que “tenía que” apostar, o andar mal, o golpear a sus hijos porque lo hicieron los padres.

¿Quiénes elenemigo_

En realidad, lo que resta valor a este pretexto es que Dios ofrece su poder para ayudarnos a vencer nuestras debilidades y fallas.

Finalmente, cuando estamos “jugando con cerillos” tocando al comportamiento pecaminoso, no culpemos a otros por el fuego.  Especialmente si ellos están parados allí con una cubeta de “Agua Viva” en sus manos, queriendo apagar las llamas.

Sea que es Ud. El líder de una familia, en la Iglesia o en algún otro grupo, intente recordar a su grupo quién es el verdadero enemigo.  No mire en otra dirección cuando los miembros de su grupo se atacan entre sí.  En lugar de ellos, ore primero por sabiduría y paciencia.  Segundo, ore para que el Espíritu de Dios obre en los corazones de todos los involucrados.  Y, tercero, ore para entendimiento de cualesquiera cambios que tiene que hacer para ser más como Dios, más persuasivo como líder, padre u otra posición.

Dios le mostrará el camino en los días que siguen.

Como siempre, los amo,
Martín Drummond
Port St. Lucie, Florida

Perfiles

Perfiles de Hombres de Fe: Juan el Bautista

P1400190Año 6
Número 28
Noviembre y Diciembre 2001
Autor: Juan Carlos Lazo

 
Juan el Bautista, fue un hombre muy importante en la comunidad hebrea, fue el encargado de preparar el camino al Señor. Juan cumplió con su misión y Jesús declaró que no había otro profeta más grande de Juan el Bautista: De este famoso varón de Dios trataremos en esta sección.

 
I. Su Vida
Fue el precursor de Jesús que recibió el apodo de “Bautista”; o el que bautiza, debido a su ministerio característico
a) El anuncio de su nacimiento fue dado a Zacarías su padre mientras ministraba en el templo según el orden de su clase Lc. 1:8-17
b) Descendiente del linaje sacerdotal Lc. 1:5
c) Su concepción fue de manera sobrenatural Lc. 1:11-15
d) Antes de nacer le fue anunciada su misión Lc. 1:17; misión que había sido profetizada por Isaías y Malaquías y por el Ángel Gabriel Is. 40:3-5; Mal. 3:1; Lc. 1:5-25; y cuyo cumplimiento lo encontramos en Mt. 3:1-3;
e) Se dijo también que Juan el Bautista sería famoso y de gran bendición para mucha gente Lc. 1:14-15
f) Jesús lo comparó con el profeta Elías Mt. 11:14; Mr. 10:9-13
g) Jesús lo destacó como el más grande de todos los profetas Mt. 11:7-13; Lc. 7:24-34 y como el testigo verdadero del Mesías Jn. 5:30-36.

 
II. Su Ministerio
a) Su arreglo personal y costumbres alimenticias austeras o raras Mt. 3:4
b) Su aparición como profeta. Lc. 3:1-18
c) Su mensaje “Arrepentíos porque el reino de los cielos se ha acercado”; Mt. 3:1 y “viene uno detrás de mi, uno más importante que yo” Mr. 1:7; Mt 3:11. Además les habló del compartir, les habló acerca de la honestidad y la justicia Lc. 3:11-14
d) Bautizó a Jesús en el Jordán Mt. 3:13-17; Mr. 9:11; Lc. 3:21-22
e) Su mensaje causó gran impacto entre la gente de todas las clases sociales Mt. 3:5-7
f) Defensor de la verdad a tal grado que la consideró más importante que la vida misma Lc. 3:7-20
g) Fue encarcelado y posteriormente decapitado Mt. 14:1-12; Mr. 6:14-29
h) Por un momento dudó acerca de la autenticidad del mesías, Jesús disipa sus dudas Lc. 7:18, 21; en otra ocasión Juan había identificado a Jesús como “el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Este es de quien yo dije” Jn. 1:29-34
i) Causó gran impacto después de muerto en Herodes el tetrarca Lc. 9:7-9

 

Meister_von_Gracanica_(I)_001
By Meister von Gracanica (I) – The Yorck Project (2002) 10.000 Meisterwerke der Malerei (DVD-ROM), distributed by DIRECTMEDIA Publishing GmbH. ISBN: 3936122202., Public Domain

III. Sus Discípulos. Fueron fieles a este hasta la muerte
a) Los seguidores de Juan el Bautista, sintieron celos por la creciente popularidad de Jesús Jn. 3:25-26
b) Dos de ellos sirvieron de mensajeros cuando él sintió duda acerca de Jesús Mt. 11:1-5
c) Sus discípulos enterraron el cuerpo de su maestro Mt. 14:12; Mr. 6:29

 
IV. Conclusión
Juan fue un siervo humilde. No le importó ser desplazado por la popularidad de Jesús. Él lo aceptó con tono sereno y dijo las siguientes palabras: “Vosotros mismos me sois testigos de que dije: Yo no soy el Cristo, sino que soy enviado delante de el . . . Por eso mi gozo está completo. Es necesario que él crezca, y que yo disminuya.” Jn. 3:22-30. ¿Qué hace usted cuando alguien es más famoso, popular que usted? ¿Se llena de celo, de envidia y coraje? Usted sabe cómo se siente y qué es lo que siente.

Perfiles

Perfiles de Hombres de Fe: Columba

p1320307

Año 11
Volumen 42
Noviembre-Diciembre 2005

Columba

521-597
Introducción
En esta ocasión nos ocuparemos de un incansable y exitoso misionero irlandés llamado Columba.

  1. Nacimiento:
    Nace en diciembre del año 521 en County Donegal. Su padre era pariente de los príncipes entonces reinantes en Irlanda y en Escocia Occidental; su madre tenía también sangre real.  Le pusieron el nombre de Colum inspirado en la palabra latina que se traduce como “Paloma”.  Su padre se llamó Phelim MacFergus, quien era miembro de la familia real O’Neill, su madre, Ente, descendía de un rey de provincia irlandesa de Leinester.
  2. Su Niñez

    Columba_at_Bridei's_fort
    Imagen de Dominio Público, fuente Wikipedia

    Columba fue un niño robusto, travieso y muy talentoso y con una potente y agradable voz y con un buen sentido de humor lo que hacía ganarse el cariño y el aprecio de los demás. Puesto que la crianza de hijos ajenos era la práctica común entre los nobles irlandeses de la época, los niños eran criados por un tutor quien se encargaba del cuidado y enseñanza del niño.  En el caso de Columba fue el sacerdote Cruithnechan.  Por su religiosidad Columbo fue llamado “Columcille”, “Columna de la Iglesia”.
    Fue Finnian de Moville, uno de los principales eruditos entres los abades de aquella época quién con el estudio sistemático de las Escrituras y la vida monástica ayudó a Coumba consagrarse profundamente a Cristo.  Posteriormente Comuba dejó a Finnian de Moville, para seguir a Finnian de Clonard con el objeto de adquirir más conocimiento y crecer aún más en lo espiritual, por lo cual fue ordenado sacerdote.

  3. Sus Primeros Trabajos Misioneros
    Fue por el año 546 cuando Columbo fundó Derry, ahora ciudad de Londonderry y hacia 552 estableció el monasterio de Durrow, ahora en County Offaly.
  4. Lo Que Cambió El Rumbo De Su Vida
    Por el 561, ansioso de adquirir más conocimiento bíblico y de tener los mejores textos de la Biblia, copió sin permiso un manuscrito de la versión de Jerónimo del Salterio y los evangelios que Finnian de Moville había traído de Roma. Al saberlo Finnian de Conard, se enojó y le exigió que le diera la copia de aquel teto.  Como Columba se negó hacerlo, fue llevado por Conard a juicio ante el rey de Tara, pariente del propio Columba, el cual falló a favor de Conard.  Aun con todo esto, Columba no se los entregó.  Cuando la guerra civil estalló, Columba se levantó en armas derrotando en Coldrevney a las fuerzas de su primo el gran rey.
  5. Su Viaje Misionero En Escocia
    En una peregrinación realizada en el año 563, a los 42 años y acompañado de 12 discípulos, San Columba estableció una comunidad en la isla de Iona, en la costa oeste de Escocia. Intentó entonces convertir al cristianismo a las tribus pictas que vivían tras las montañas Grampian.  Las actividades misioneras de San Columba tuvieron gran éxito; parece que él y sus discípulos viajaron al continente Picto (en la actualidad Escocia), la Hébridas y las Orcadas, estableciendo centros misioneros.  La casa central de Iona tenía predominio sobre todos los monasterios que había levantado San Columba, así como sobre los fundados por sus discípulos en el norte de Inglaterra.  Pasó unos 34 años organizando su sistema eclesiástico en Escocia.  De regreso a Irlanda en el año 575, estableció iglesias y monasterios.
  6. Su Muerte
    Hasta los últimos días de su vida, Columba ejerció su enorme prestigio y a los 75 años, un día después de haber terminado la trascripción de un salterio, se levantó de su duro lecho para unirse a sus hermanos en su tradicional culto de medianoche. Llegó antes que ellos, debilitado por tantos años de labor, se arrodilló ante el altar y se desplomó.  Revivió brevemente, le dio a sus amados monjes una bendición de despedida y murió en paz durante las primeras horas de domingo 9 de junio del año 597.

Nota: Su Influencia
San Columba era un hombre temperamental y apasionado, de amplia cultura y un exquisito orador.  Abandonó su tierra irlandesa para establecerse en la isla de Iona donde fundó una escuela para misioneros.  Columba dejó con su ejemplo una huella imborrable en el cristianismo irlandés y escocés.  A sus amados mojes y convertidos les dejó el amor por los libros y en especial por la Biblia, la cual lo llevó a su aventura misionera cumpliéndola valiente y eficientemente.  No solo eso, sino que también lo impulsó.  Sabía de su compromiso y devoción a Cristo, lo que lo hizo el gran líder y predicador cristiano.  Trató de arreglar las disputas y reducir la violencia cada vez que pudo.

Reflexión: Cómo misioneros de Cristo ¿qué estamos haciendo? Espero que el ejemplo de este santo varón despierte en nosotros no solo el deseo, sino el hacer lo que Cristo nos encomendó en Mt. 28:19.